viernes, 3 de octubre de 2008

los besos de las focas

soles que anuncian lluvia
y vertederos que recogen
la flor y nata
de lo que todos queremos
dientes que no caen
y pelo que crece
a pesar de las tijeras
quién diría que alguien
enciende velas en los entierros
o que los caballos tienen alas
cuando se les llama unicornios
tal vez la palabra resista al final
como útil herramienta
entre los corazones
pero no estoy segura
de pertenecer al mundo
de la razón y eso da miedo
porque las emociones
se desbordan como los ríos
cuando las nubes desatan
su ira o su llanto
tradición versus revolución
cualquier cosa antes que la utopía
las cosas imposibles
irrealizables siempre provocan
desastres
esta mañana he bebido un sorbo
de café ecológico
y la excitación de lo natural
me hace lanzar especulaciones
rigurosamente espontáneas
será que es mejor no pensar
será que es mejor expresarse
una voz ahí queda
aunque sea ronca
porque las cuerdas vocales
también también también
se hacen eco del agua
no hay mayor humanidad
que la de las focas
besándose en la orilla
de un glaciar

2 comentarios:

Mil dijo...

muy buen texto

saludos

Paula Mocinho dijo...

gracias, a mí también me gusta, por el torrente, por lo que sentí al escribirlo y, sobretodo, por las focas... :)