martes, 10 de agosto de 2010

Inventario

En las estanterías libros de todo tipo:
poesía, teatro, novela, cuento, diccionarios de llagas
y demás verdades
También películas, de género, de autor, de incertidumbres
y de cualquier aurora que se atreva a cerrar las persianas
antes de que el sol anuncie la nueva quemazón
En mis diarios retahíla de amores vencidos,
inventario de soledades y ruta pautada hacia
los mares del sur donde algunas de mis canciones
me han dicho que son posibles
Luego las personas, también clasificadas
como los animales disecados de los museos de ferocidad.
Los amigos, las amigas, algún novio perdido en la juventud,
la madre, el padre, el hermano, los primos, las tetas inolvidables
de alguna prima en el verano de mi tierna infancia,
la curiosidad por los mundos celestes y las vecinas de las galaxias
circundantes que alguna vez nos provocaron deseo en un ascensor
inexistente, pendiente de construcción.
De las novias hoy no se habla, están todas encerradas en cárceles
de algodón, escribiéndose como nunca fueron ni nunca serán: la mayoría amigas, ocasionales, con otras no pudo ser.
Y las cartas, miles de cartas enviadas al destino, al azar,
a la rutina, al deseo desaforado de nuevas aventuras, a la caza
del animal de temporada, a la casa donde habita el aliento
del futuro y a la cansina serie de acontecimientos que al final
conforman lo que vamos siendo en el día a día.

En el jardín un cartel que anuncia
el estado actual: for sale

6 comentarios:

ROSALIA dijo...

Te ha salido un inventario de fábula.
Besos wapa.

Paula Mocinho dijo...

Gracias, guapa!

EMMA dijo...

¡Que inventario más guay! Yo tendría que incluir en el mío muchas ex y no las encerraría en cárceles de algodón, no, te lo aseguro. Les pondría un bozal a todas, seguro que ellas no opinan lo mismo pero a quién le importa, no están aquí. ¿verdad Paula?
Muack.
Emma.

Paula Mocinho dijo...

Jajajajajaja, Emma, me has hecho reír de veras, así que bozal, pues sí que debían ser peleonas, sí... Besote!

MARTA dijo...

Un buen recopilatorio, sí señor, y mezclado con ironía y buen humor.
Saludos.

Paula Mocinho dijo...

Gracias, Marta!