martes, 31 de agosto de 2010

Los jardines colgantes

Un tanteo fundamental
en la noche en que te encuentro.

Miras distraída la oscuridad
y tus ojos son navíos extraviados
en el mar profundo de lo que te sueñas
despierta.

Ahí me doy cuenta de que jamás
bajarás a la tierra ni plantarás
tus raíces, sencillamente estás de paso
y yo tengo hambre de jardines colgantes.

3 comentarios:

EMMA. dijo...

Lo encuentro muy romántico Paula, jardines colgados...
Muack.
Emma.

ROSALIA dijo...

Me gusta mucho, por su brevedad e intensidad. Ideal para acompañar en una novela.
Besos wapa.

Paula Mocinho dijo...

Gracias chicas, aquí seguimos! Besos