viernes, 4 de abril de 2008

eva

escuchó a la serpiente
comió de la manzana
dejó de ser costilla

2 comentarios:

Stella Blue dijo...

son preciosos. Se te ocurren unas cosas...

Paula dijo...

gracias por seguir mis pensapoamientos, es un aliento precioso... al fin y al cabo lo que digo es que escribir es un afán por comunicarse con el otro y con la otra y con el más allá ;)