sábado, 6 de agosto de 2011

Pensapoamiento histórico

Quieren hacernos creer
que el peligro del precipicio
sobre el que siempre hemos vivido
remueve la tierra
sobre la que se aposentan nuestros pies
pero ignoran que la fuerza
de la fe en la vida y en ese futuro
incierto cuyo color ahora no se vislumbra
pero que sostenemos la mayoría de peones
y que defendemos ciegamente
porque la única salida es siempre
seguir adelante
es imprescindible para que sus yates
naveguen por islas paradisíacas.
Han olvidado quienes fuimos
los que construimos
las pirámides y han enterrado
el recuerdo de los latigazos
de los capataces que mataron
a tantos de los nuestros,
pero sobre todo
han quemado las cenizas
donde está escrito
que siempre que moría uno
había otro que lo sustituía.

No hay comentarios: