viernes, 22 de abril de 2011

J. J.

Te vas
personaje de ficción
rubia mormona
de mirada dulce
y profundamente humana
de abrazo limpio
y maternal cobijo
y en mi corazón
de espectadora
silenciosa
y anónima
que habla otro
idioma se abre
la puerta
de la ausencia

Miras a tu alrededor
el espacio vacío
del plató
que tantas escenas
te vio interpretar
esos muebles
que te hacían real
los teléfonos
los ordenadores
las mesas llenas
de papeles
huecos
y esos otros
personajes
que sólo son
como tú
en el tiro certero
de la cámara
abandonas tu pasado
inexistente
mientras
giras la espalda
y dices melacónlica
'hay personas
sin las que no podemos
vivir pero a las
que hay que dejar'

En este tiempo
donde se aman
las figuras
de sombra
de la ficción
crisálida
de la imagen
en movimiento
siento que los ríos
de tinta de la imaginación
arrollan las soledades
de la noche
y nos hacen concebir
ilusorias hermandades
y enamoramientos
que son sin duda
zanahorias brillantes
para seguir creyendo
y es por eso
que te escribo
esta canción
de despedida
recordando
tu sonrisa
de buena chica
que siempre
quiso mantener
a salvo la bondad
y la inocencia
fuera del alcance
de la bestia

Así, bella
y mortal
te pienso
recordar
abandonándome
sin permiso
aunque sepas
que sin mí
no puedes
vivir