sábado, 25 de agosto de 2012

Últimamente





Últimamente se me da bien la vida
-no sé, empiezo a sospechar
que las monedas pueden caer de canto
y que las cobras no matan con su veneno-
la tierra no se abre a mis pies
mi corazón late hacia adelante
vivo el instante presente como si fuera
el último pero sin angustiarme
y sé que si me muriera hice lo que tenía
que hacer y me quedé en paz
conmigo misma y con el mundo.

Incluso estoy empezando a creer
que algunos de los imposibles
que un día me atreví a soñar
se harán realidad a poco 
que los vuelva a soñar.

Claro que puede que solo sean
la luz infinita de agosto en las montañas
de Monterrey
a través de los ventanucos de madera
restaurados, esta horizontalidad levitante
en la que navega mi espalda
-tan placentera-
y esta historia de una pasión francesa
que leo pausadamente
las que me dan alas
sobre el paisaje
de esta grandeza 
minúscula y estática
a partes iguales.

AHORA debería ser un instante eterno.

Un instante que fuera a parar a la memoria
de los silencios completos
que guardan los ángeles
para que cuando llegue el fin 
sepamos que hubo momentos
que valió la pena.

- Trataré de vivir sin usted -dice el libro.

Y me parece una frase increíble
para una historia de amor verdadero.

Aunque yo simplemente he conseguido
vivir conmigo.

Y me encanta.

Sí, decididamente
este debería ser un momento
ETERNO.

(*) Esto de ahora 
debe corresponder al anuncio 
de los pétalos de rosas 
en las aceras de mayo.
De cuando hice esta foto.

BSO November rain de Guns & Roses


2 comentarios:

+Mara Blackflower+ dijo...

precioso, sobretodo los dos primeros párrafos Están llenos de esperanza y cosas buenas

Paula Mocinho dijo...

Gracias, Mara: realmente últimamente tengo esta sensación. Saludos :))