martes, 12 de junio de 2018

Sea el río



Pretendo que mi palabra sea océano
y no sé yo del arte de navegar.

Es por esta ingenuidad mía
que se derraman olas de nombre
y reminiscencias de participio.

A saber cuándo alguien me dará permiso
y solo la puerta se abrirá en su justa medida
y en su justo momento.

Ahora no cabe más que esperar
que el color suba y la transparencia
rebaje el reflejo de los rayos lunares.

Sea entonces al menos el río
que da vida a los mares.

Sea pues el río.


Dibujo de Gertrudis Losada Alva.